¿Qué tengo que hacer?

jueves, 16 de diciembre de 2010


Rei acomodó las pequeñas piedras nacaradas que había recogido en la playa sobre el barandal del puente, una junto a la otra, extraviada en sus pensamientos. Las blanquecinas rocas brillaban bajo la luz de las estrellas y se distrajo un momento con el movimiento del agua. Enormes y plateados peces salían hacia la superficie. Golpeó una roca haciéndola caer al agua, ahuyentando a un pez. No se le apetecía ningún tipo de compañía, por eso había evadido a todos durante la lluvia de meteoros.

Continuó en orden golpeando con el dedo las piedras, una por una, cada vez más fuete, haciéndolas llegar lejos. Se detuvo antes de la última, acomodó su largo y negro cabello a un lado y observó su reflejo en el agua. En unos días cumpliría doce años, ya daba sus primeros pasos a la adolescencia y tal vez ese era el motivo por el cual últimamente Enyi, el discípulo de su padre, ocupaba más sus pensamientos. Él siempre le había gustado y esa noche intentaba meditar el por qué. Era atractivo, no había duda, mas lo que sentía por él no era una simple atracción superficial. Estaba enamorada de él, lo cual era una estupidez, pues generalmente prefería no encontrárselo ni de casualidad.

Enyi era un egocéntrico y cínico guerrero que la atormentaba todo el tiempo, parecía que él y sus compañeros de equipo no tenían nada mejor que hacer con su tiempo que molestar a Rei y a sus amigos.

No lo comprendía. La magia y la espada eran cosas que ella entendía a la perfección, podía crear los hechizos más complejos sin dificultad, tenía al habilidad de “hablar con la magia” como decían los mayores, mas no podía entenderse a ella misma.

No quería verlo, y al mismo tiempo imaginaba como sería sentir la calidez de los brazos del joven rodeándola con cariño.

Últimamente pensaba tanto en ello que se sentía ridícula. Perdía su tiempo con esas fantasías absurdas, y no prestaba atención en los entrenamientos. Ethan ya le había advertido que si no se concentraba una vez más, la dejaría sola en medio de la nieve haciendo una prueba de supervivencia; y ella odiaba la nieve desde aquella vez hacía siete años cuando Enyi había tenido el descaro de salvarle la vida cuando cayó en un lago de agua helada. En realidad no había sido un descaro, Enyi había puesto en peligro su propia vida por salvarla; ese era uno de los motivos principales por los que no era capaz de odiarlo. Aquel fue el día en que se conocieron y después del rescate se hicieron amigos. Días más tarde Enyi incluso le había jurado que pasara lo que pasara él siempre la protegería. Esa promesa, así como su amistad, desapareció en el aire el día que el padre de Enyi murió. Desde entonces el muchacho actuaba como si nada le importase y él y Rei pasaban el tiempo buscando la forma de fastidiarse el uno al otro.

Ella no sabía explicar exactamente lo que sucedió, siempre había tendido el presentimiento de que Enyi la culpaba por la muerte de su padre, y en realidad, era algo responsable.

— ¿Qué tengo que hacer para que me quieras? —Preguntó en voz alta, agarrando y lanzando finalmente la última piedra—. Eres un idiota —consideró mirando su reflejo nuevamente—. Soy hermosa, inteligente y muy fuerte, soy mucho mejor que esas humanas inútiles con las que coqueteas en la ciudad —suspiró apoyando los brazos sobre el barandal. ¿Por qué le importaba tanto? Su meta en la vida estaba clara, los muchachos eran una pérdida de tiempo, además, pese a su corta edad había cientos de guerreros capaces de batirse a muerte por ella; mas era tan torpe que se enamoraba del único que jamás movería un dedo por ella.

—Eres un idiota que no vale la pena —dijo en voz alta sentándose lentamente sobre el puente de madera.

— ¿Ahora qué te hice? ¿Encontraste lo que puse en tu cama?

Tembló de golpe al escucharlo. Él siempre hacia eso, se aparecía de pronto para asustarla.

— ¡¿Qué pusiste en mi cama?! —lo increpó levantándose y señalándolo acusadoramente. ¿Qué plan malévolo había maquinado ese día?

—Nada —dijo el joven con sarcasmo, apoyándose en el barandal—, o quién sabe, yo que tú esta noche me meto a la cama con cuidado.

—Voy a decírselo a mi padre —renegó inhalando y exhalando furiosa.

—No está, salió de viaje —sonrió torcidamente.

—Entonces se lo diré a Ethan.

—Sabes que a él no va a importarle en lo más mínimo.

La chica se quedó callada, era verdad, a su maestro no le importaba en absoluto los problemas que tenía con Enyi, es más, a veces hasta parecía disfrutar de los tormentos a los que la exponía.

Dando por perdida su batalla, como siempre, dio media vuelta hacia las viviendas, para revisar minuciosamente su habitación. O Enyi de verdad le había puesto algo repulsivo y aterrador, o no había hecho absolutamente nada y solo quería atormentarla psicológicamente.

— ¿Por qué no estás viendo la lluvia de meteoros? —se apareció a su lado, caminando con las manos en los bolsillos.

—Hay mucha gente, lo veré sola en el Stelaro.

—No es lo mismo que verlo en directo.

— ¿Entonces por qué no estás ahí?

—Tampoco quiero verlo con el resto. Conozco un lugar desde donde la vista es mucho mejor y está solitario —presumió mirando a la chica de reojo.

—Bien por ti —gruñó sin dejar de caminar—, ojalá un meteoro se salga de su órbita y te caiga encima.

—Yo iba a llevarte, pero si quieres quedarte sumida en la amargura imaginando mi muerte… —levantó los hombros, dando media vuelta y esperando el momento en que Rei aparecería a su lado, cruzada de brazos y con pose orgullosa, amenazándolo por si se trataba de una broma. Y como había predicho, segundos después ella corrió a darle alcance.

—Solo… quiero ver donde es, pero si es una de tus bromas te juro que hago desaparecer tus genitales, he estado probando un hechizo —lo amenazó entrecerrando los ojos.

Enyi volcó los ojos y asintió. La conocía tan bien que era sencillo manipularla, al final ella siempre terminaba haciendo lo que él quería.

***

Rei se puso nerviosa y consideró enserio que Enyi le jugaría una broma pesada cuando se adentraron en la selva, camino a tierra sagrada, donde enterraban las cenizas de sus muertos.

—Sube —ordenó Enyi señalando el árbol más alto, tumba de uno de los guerreros más antiguos de Ithia.

—Es el árbol de Efren, no podemos subirlo.

—El sujeto está muerto, no creo que le importe. ¿Quieres ver la lluvia de meteoros o no? Lo mejor empezará pronto.

Poco convencida comenzó a escalar siguiendo a Enyi, quien al llegar a una rama muy gruesa y larga, la jaló a su lado.

Desde ahí el cielo se veía impresionante y las estrellas fugaces que aparecían en el cielo oscuro, desaparecían en el horizonte.

—Te dije, apuesto que ahora quieres besarme —dijo con sorna, Rei lo empujó a un lado y caminó con cuidado hacia la punta de la rama, esperando llegar más cerca del cielo.

Enyi se sentó y con torpeza sentó a la muchacha delante de él y la rodeó con los brazos.

— ¿Qué haces? —preguntó la chica con nerviosismo.

—Si un meteorito me cae encima lo hará sobre ti también, te daré el honor de morir a mi lado.

Más avergonzada que molesta Rei observó la lluvia de oro que rasgaba la oscuridad, evitando sonreír, eso era lo más parecido a sus fantasías que viviría nunca.

— ¡¿Ahora que haces?! —se sobresaltó al sentir el rostro de Enyi muy cerca de su cuello.

—Hueles diferente.

La chica se sonrojó, esa mañana había cambiado de perfume. Su nana le había mencionado alguna vez que los hombres se sentían atraídos por el aroma, y por un momento había pensado que un cambio de fragancia atraería un poco a Enyi. Una de las tantas estupideces que se le ocurrían últimamente.

—Lavé mi cabello con una aceite diferente —mintió, no iba a reconocer la verdad, pero se alegraba de que al menos el idiota ese se hubiese dado cuenta del cambio de fragancia.

—No me gusta —cortó su instantáneo momento de alegría.

—Entonces deja de olerme —dijo enojada, al final Enyi sería un idiota siempre y no tenía más opción que esperar a que ese estúpido enamoramiento se le pasara, para al fin poder odiarlo como había deseado siempre.

— ¿Por qué? —preguntó petulante abrazándola más fuerte—. ¿Te pongo nerviosa?

—Me pones incómoda.

—Pues yo estoy cómodo.

Rei cerró los ojos, Enyi era imposible, discutir con él era inútil, jamás llegaban a nada.

No le importó lo que Enyi le hiciera, o si tenía planeada una magistral broma para después de la lluvia de meteoros; estaba tan a gusto que antes de percatarse cayó dormida.

Enyi se dio cuenta después de un momento, la chica dormía profundamente en sus brazos.

Con cuidado retrocedió hasta el tronco del árbol y la acomodó en su regazo, de forma que podía verle el rostro. Le retiró gentilmente los cabellos y procuró que estuviese cómoda. La lluvia de estrellas ya no le interesaba en absoluto, era más placentero observar el rostro dormido de la muchacha y disfrutar su calidez.

— ¿Que tengo que hacer para que me ames? —le preguntó en un susurro, dejándole un imperceptible beso en la frente, aprovechando que ella no se percataría y al día siguiente ese episodio sería confundido con un sueño.


********

Hola! espero que les haya gustado ^^. Esto es un adelanto de la secuela de "El tesoro de Charleen".

Enyi y Rei son los primero personajes que cree, aún antes que Thaly y Nicolás, y como mencione algunas veces, ellos fueron mi inspiración para crear a Sophie e Ian, como habrán notado tiene una relación similar, pero sus personalidades en realidad son bastante diferentes.

Lamento haberme perdido y no haber publicado todas las cosas que prometí, el tiempo se me hizo corto. Como algunos sabía por mi Formspring, estoy embarazada y ando con medico y malestares y me es dificil sentarme mucho rato, tambien otros asuntos ocupan mi tiempo.

El sábado debía poner el primer capítulo de mi nuevo fic, pero por estos asuntos el tiempo no me está alcanzando y es posible que tenga que postergarlo hasta le 25 de diciembre o el 1º de enero, les avisaré el sábado.

Gracias por leer y no se olviden de comentar!!!

13 comentarios:

Josefina Says:
17 de diciembre de 2010, 16:48

Realmente bueno, me recuerda mucho a tus otros fics, especialmente sophie e ian, de todos modos está muy bueno. Espero que tu embarazo esté bien, tienes que relajarte, eso es todo y ponerle una correa a francisco para que deje de ser tan sobreprotector xD jaja... nah =)

Anónimo Says:
17 de diciembre de 2010, 18:54

estas enbarazada!!!!!!!!!!!!que fuerte!! es superr boniito,espero que todo te valla biien y que el papa te sepa cuidar,tienes que contarme!!
soy fan de los embarazosss!!!!!por cierto,el fic estaa superr biien,me encantooo,quisiera un novio asi,pero me contento con lo que tengoo jeje,besoss,para los 2 "eeee"

besoss:

claudia

Anna1dhr Says:
17 de diciembre de 2010, 22:21

aaaaahh!! quee!! estass embarazadaaa!! waaa!! quedee en shock!! ughu!! fuii la ultima en enterarme!! uhm! que bien te felicitoo!! woo!! mass bonitooo!! aaw!! que lindoo esperoo que te vayaa super super bien mis mejores deceos para ti para tu baby y para tu novioo! OwO estoy muy muy feliz por ti encerioo!! ^^ aww! y que sera niño o niña?¿?

GiseLLe Says:
18 de diciembre de 2010, 11:33

awwwwwwwwwwwwww.... me encantaaaaa!!!!!!!!!!!!! lo quiero leer ya!!!!

FELICIDADES por el embarazo!!! te deseo lo mejor del mundo que tu bebé nazca sano y precioso!!!!

besotes =)

GiseLLe Says:
18 de diciembre de 2010, 11:39

donde lo publicaras???

Hikari Says:
20 de diciembre de 2010, 1:25

jaja que tierno!! es cierto, me recuerdan a Ian y Sophie!!! espero que los publiques pronto.

Te extraño mucho!! besos a ti y a thaly!
tkm.

Mina Says:
20 de diciembre de 2010, 1:36

De verdad qe esta hermoso.. me enamore de los personajes y de la historia con tan solo este pequeño fragmento.. verdaderamente sublime : )
Y.. estas embarazada.!! Mil felicidades :D Espero qe estes super bien y qe todo vaya como lo esperado, y tu tranquis que finalmente siempre vamos a estar aqui para leerte : )
Ya luego cuentas como se llama el niño :D
Te quiere,
Mina

jazz_oo Says:
20 de diciembre de 2010, 1:49

felicidades x tu embarazo espero k sea niña y se paresca a mi (le digo eso a todas las embarazadas k konoscko) y una pregunta vas a escribir un fic de ellos?

anckoh Says:
20 de diciembre de 2010, 2:46

Genial!
Que lastima que vallas a publicar la secuela de Sophie primero xD
Ah, y felicitaciones por el embarazo :D
Saludos!

CuSaKu Says:
20 de diciembre de 2010, 13:11

OMG !!!!!!!!!!!!!!!!!
Hitto...me voy unos meses y me encuentro con que estas embarazada..AHHH ke emocion mujer !!! es ke acaso hay fiebre de embarazos para unirme a uds jajajaja

Y sea lo que sea que escribas sabes que lo leere, es cierto que tienen relacion con Ian y Shopie, pero eso es al primer vistazo...seguro despues le hayamos sus particularidades

Un mega beso...y cuidate mucho primero eres tu y tu baby

Fabiana Says:
26 de diciembre de 2010, 19:23

OMG!!!!!! estas embarazada, me alegro mucho...... por ti, felicidades a ti y a tu novio (aunque que va a tener cambios en el cuerpo seas tu jejeje)
Me encanto el fragmento que pusiste
Solo relájate y disfruta de esta etapa maravillosa de tu vida
Besos y abrazos a la distancia ;)

lupita Says:
15 de enero de 2011, 16:07

hola, es la primera vez que entro a tu blog y me parecio una historia bastante buena, ojala y pronto siga la continuacion, felicidades por tu embarazo, suerte cuidate, saludos.

Nancy Says:
20 de abril de 2012, 17:23

OMG!!!!!!!!
Quiero la secuela, me encanta!
Una pegunta ¿ellos serán algo de Charleen y Ethan?

Publicar un comentario